Aprendiendo idiomas

Se acaba el curso y vamos recogiendo los frutos del trabajo bien hecho.

Como algunos de vosotros sabéis, en septiembre apunté a Miguel Ángel a Kids&us. Para los que no lo conocen, se trata de una academia para aprender inglés. Al principio fue casi un experimento. La idea era que le fuera sonando familiar el idioma y aprendiera algunas palabras. En éste momento mi hijo tiene cuatro años y si se va familiarizando con el idioma hasta llegar a primaria, es posible que podamos mantener la lengua extranjera en el currículum, aunque sea con adaptaciones.

Pero, como siempre, Miguel Ángel superó nuestras espectativas!!!

Resulta que no sólo se divierte con la actividad, sino que ha seguido el curso de manera destacada. Éstees el informedel segundo trimestre:

Esto nos lleva a hacer una reflexión importante, sobre todo a los que recorremos la ruta47:

La mayoría de las veces, somos los padres los que “imponemos” los limites a nuestros hijos.

En el caso de los niños con trisomia, optamos por extraescolares de corte físico, como piscina o deportes, en el mejor de los casos. Otras veces, directamente transformamos lo que debería ser una actividad extraescolar en una terapia (equinoterapia, fisioterapia, musicoterapia…). Ni se nos pasa por la cabeza apuntarlos a inglés o informática, ya que son actividades que requieren de un nivel intelectual y un trabajo a nivel cognitivo que “nuestros hijos no estan preparados para desempeñar…”

IMPOSSIBLE IS NOTHING

Si dejamos de mirar el cromosoma y empezamos a fijarnos en sus fortalezas, nos daremos cuenta de cuales son sus capacidades reales, y os aseguro que son muchas, más de las que creemos.

En el caso de Miguel Ángel, defectos de pronunciación a parte, su fuerte son los idiomas.

Evidentemente no es un camino de rosas. Miguel Ángel tiene problemas con la producción del lenguaje en cualquier idioma: articulación, fonetica, hipotonia orofacial… y todo ello ha de trabajarse no sólo con el especialista de referencia (logopedia) sino en el cole, en casa, en el parque… incluso en clase de inglés. No estoy diciendo que no haya que trabajar, ni que el esfuerzo requerido vaya a ser el mismo que el de cualquier otro niño. Aunque, si lo piensas bien, no hay dos niños iguales ni todos los niños aprenden al mismo ritmo. Así que, si evitas las comparaciones y respestas sus tiempos, los resultados terminan llegando.
En cualquier caso, el kit de la cuestión está en que, el hecho de que tenga problemas para pronuciar las palabras no significa que no tenga la capacidad de aprenderlas.

Esto es algo que, tanto la dirección de kids&us de Pineda con Jessica siempre pendiente de todo, como su profesora Alba Diaz (a la que agradezco tanto su buen hacer cómo su fe en Miguel Ángel), han tenido clarísimo desde el principio. Todo ello, unido al esfuerzo y la constancia de Miguel Ángel, nos ha llevado a culminar éste curso con éxito.

Aquí tenéis una pequeña muestra del trabajo realizado durante el año y de los resultados obtenidos.

.

Felicidades campeón, eres realmente increíble!!!

Pd: el 2 de julio empiezo un curso de inglés en la la Escuela Oficial de Idiomas. Si quiero estar a la altura de mi hijo ya puedo ponerme las pilas!!!!💪💪😍😍👏👏🎓🎓🎓