La etapa infantil escolar, el PI como herramienta de control del aprendizaje

img_20170628_133434_35419891172_o

Os presento a Olga Chinchilla, la profesora de Miguel Angel. Ha sido su educadora en en educación infantil (EI) 3 y continúa siéndolo en EI4. Cuelgo ésta foto porque representa muy bien lo que os quiero decir. Es evidente que a cualquier padre le hace feliz ver una imagen así, todos deseamos que quieran a nuestros hijos, sin duda es una tranquilidad. Ahora bien,

¿es suficiente?,

¿es cariño lo que buscamos cuando llevamos a nuestros hijos al colegio?

la respuesta es NO, DESDE LUEGO QUE NO.

Por supuesto que, cuando nuestros hijos empiezan la etapa escolar, esperamos que se cree un vínculo afectivo con su educador que les permita a ambos sentirse cómodos cuando interactúan entre sí, pero ÉSE NO ES EL OBJETIVO, sino la base sobre la que empezar a construir experiencias de aprendizaje relevantes para su  formación. 

En general, parece que ésto está claro: Los niños, en la etapa infantil, reciben toda una serie de experiencias de aprendizaje, regladas por el ministerio de educación y evaluables en un informe, que te entregan a final de curso, en el que se indica el nivel de adquisición de los objetivos planteados para ese curso, divididos en áreas de aprendizaje: hábitos, conocimiento y dominio del propio cuerpo, lenguaje, música, lengua inglesa, plástica, habilidades matemáticas, descubrimiento del entorno, actividades sociales, actitud personal y relación con los otros.

El problema surge cuando en una clase ordinaria se integra un niño con con necesidades educativas especiales, un niño con síndrome de down. No todos los profesionales están preparados para el reto de enseñar a nuestros hijos, por lo que, en muchos casos, se limitan a quererlos.

Os voy a contar un caso real: En un informe de fin de curso de un niño de P3 en una escuela ordinaria, su profesora ponía algo así:

“Pepito es un niño muy feliz que siempre tiene una sonrisa y nos hace felices a todos. Es trabajador y tiene ganas de aprender. Es capaz de hacer torres con bloques y de clasificar con ayuda aunque, es muy tozudo y no siempre se deja ayudar, quiere hacer las cosas por sí mismo. Su estado madurativo no le permite alcanzar ninguno de los objetivos de P3. Es un placer compartir cada día con él, todos aprendemos mucho de él,…”

A ver si lo entiendo, me estás diciendo que en todo un curso escolar no has sido capaz de trabajar con Pepito,  ni un sólo item de alguna de las 10 áreas en las que se divide el curriculum??

PUES SÍ, EXACTAMENTE ESO ES LO QUE DICE ESTE INFORME.

Por desgracia, seguro que más de uno de vosotros se siente identificado con esta situación. Yo conozco algunos casos similares. No os conforméis. Debéis exigir formación para vuestros hijos. No los lleváis al colegio para que pasen el rato, ni para que les den abrazos y besos. Eso está muy bien, pero los niños van al colegio a aprender y ésto es, precisamente lo que debéis exigir a sus educadores, que les enseñen!!!

Evidentemente, no es tan sencillo. hay que adaptar espacios, materiales, currículum… hay que tener inventiva, imaginación, formación para encontrar las estrategias más adecuadas y, sobre todo, ganas.

Afortunadamente, existe el caso contrario. Cada son más los profesionales que acogen a todos sus alumnos y, respetando los tiempos de cada uno, les ofrecen diferentes experiencias de aprendizaje, adaptadas a cada necesidad, para que cada niño, a su ritmo, consiga alcanzar los objetivos previstos.

Es el caso de Olga Chinchilla, la profesora de mi hijo, y de todo el equipo educativo de  L’escola Montagut de Santa Susanna , dirigida por Montse Rodriguez.

Durante el curso pasado, P3, la comunicación familia-tutora fue permanente. La comunicación tutora -equipo de asesoramiento pedagógico (EAP)-profesionales del centro de atención precoz (CDIAP), fue permanente. Pero además, hemos tenido una reunión por trimestre a tres bandas: tutora, familia y EAP. Es, en estas reuniones, donde tenéis que exponer vuestras dudas, miedos, anhelos y, sobro todo, vuestras demandas. Recuerda que todos estáis en el mismo barco y tenéis el mismo objetivo: Que tu hijo tenga una formación de calidad. En algún blog he leído como una madre, refiriéndose a éste tipo de reuniones, habla de “tú contra todos”. No podemos asistir a éstas reuniones con ese espíritu, no sólo es contraproducente para nuestros objetivos, es que además, no es verdad. Los distintos profesionales que acuden a esas reuniones realmente quieren lo mejor para nuestro hijo, si bien es verdad, que en ocasiones no coincidimos en el diagnóstico. Pues bien, para eso nos reunimos, para poner en común nuestras opiniones, para llegar a un consenso, para que, del acuerdo de todas las partes, se establezcan los criterios a seguir, nazca ese plan individualizado que servirá como herramienta para trabajar los diferentes objetivos con nuestro hijo. En éste sentido, es importantísimo confiar en el criterio de la tutora. Ella es la que debe organizar la hoja de ruta, y la que la va a llevar a cabo, si bien familia, eap y cdiap deben acompañar el proceso.

Miguel Angel ha tenido material adaptado para poder trabajar la lectoescritura, atención personalizada en algunas áreas, trabajo colaborativo en otras, a través de “los rincones de juego”, acompañamiento psicológico y logopedia en el cdiap y acompañamiento familiar, con material común para todos los alumnos en el caso de los juegos viajeros, y material específico para la lectoescritura, y así, hemos ido trabajando todo el curso.

 

 Trabajando los nombres secretos

Un par de meses antes de la entrega de informes, volvimos a reunirnos tutora, eap y familia. En  ésta ocasión para hablar sobre la evaluación de Miguel Angel. La tutora nos enseñó un informe estandar. El informe se divide en las diferentes áreas ya citadas y cada una de ellas consta de una serie de items que son los que se evalúan. por ejemplo:

 Nos explicó que, para poder hacer una correcta evaluación del desempeño de Miguel Angel en algunas áreas, era necesario adaptar los algunos items a sus circunstancias. Por ejemplo:

Si evaluamos el item “canta las canciones trabajadas” en el área de lengua inglesa, la respuesta ha de ser no forzosamente, puesto que mi hijo aún no habla correctamente, hay sonidos que todavía no es capaz de reproducir y no hace frases completas, mucho menos en inglés. Pero, refleja ésta respuesta la realidad del desempeño de Miguel Angel en la clase de Inglés?? EN ABSOLUTO, a Miguel Angel le gusta asistir a la clase de inglés, y normalmente realiza las actividades propuestas, aunque con ayuda. Por tanto, para hacernos una idea exacta de la actitud de Miguel Angel en éste sentido, hemos de reformular éste item de la siguiente manera: Muestra predisposición por cantar?

De ésta manera, nos mostró cuales serían los items adaptados, nos explicó que había añadido algunos items que merecía la pena evaluar, puesto que se habían iniciado en la etapa de educación infantil pero se habían seguido trabajando durante el curso (ej, ha adquirido el hábito de ir al lavabo de manera autónoma?). Por último, nos detalló que items no podían ser evaluados durante éste curso, y quedaban pendientes para su evaluación en P4.

Finalmente, el resultado de un trabajo tan minucioso y concienzudo como el que os acabo de explicar, no podía ser otro que el informe que os presento a continuación. En él, los padres nos hacemos una idea muy concreta de que es, exactamente, lo que ha estado trabajando Miguel Angel durante el curso escolar. Cuales son sus puntos fuertes, sus capacidades, de que manera las ha ido desarrollado y cuales las habilidades que necesita trabajar de una forma más específica.

Ya hemos empezado P4, y el colegio de mi hijo ha vuelto a hacer gala de esa sensibilidad que caracteriza a las personas que tienen una mentalidad inclusiva.

El water de la nueva clase tiene un tamaño estándar, de forma que, Miguel Angel, que ya era totalmente autónomo para ir al lavabo, ha dejado de serlo debido a que, como es bajito, sencillamente no llega. Pues bien, para Olga, su profesora éste no ha sido un tema menor y, lejos de aceptar esta situación y permitir un retroceso en su autonomía, ha estado buscando la fórmula para adaptar el espacio a las características de Miguel Angel:

Han construido una tarima!!!

Parafraseando a Emilio Ruiz, “la herramienta más poderosa que existe para conseguir la inclusión real, es la ilusión y las ganas que los que los profesionales inviertan en hacerla efectiva”

No os conforméis, Sí se puede!!!

 Nota: 

1.- Los informes estan redactados en catalán, podéis usar el traductor para leerlos.

2.- El sistema de lecto-escritura con el que trabajan, todos los alumnos, en el colegio de mi hijo se llama la magia de llegir i escriure. Puedes encontrar más información en su página de Facebook.