Programa de salud

En 1986, la FCSD elaboró un progama de salud dirigido a optimizar la atención médica de los niños con síndrome de down desde el nacimiento hasta los 18 años, y después se extendió hasta la vida adulta. Su objetivo es asegurar las actuaciones preventivas básicas para nuestros hijos. La condición genética de las personas con trisomía 21 se manifiesta fundamentalmente:

  • en un fenotipo específico (rasgos físicos característicos)
  • Un ritmo de aprendizaje diferente, que varía según el caso, puesto que no sólo depende de la trisomía (factores sociales, ambientales, familiares, estimulación precoz, estabilidad afectiva, también influyen en su desarrollo)
  • Predisposición a transtornos de salud bien identificados: el objetivo del programa es detectar los signos de alarma de potenciales enfermedades o complicaciones, que se sabe que pueden ser mas comunes en la población con síndrome de down, para adoptar las medidas médicas oportunas para prevenirlas o tratarlas, según convenga.

Aquí lo tenéis:

image

Más información en la web de la FCSD

La primera franja azul hace referencia al primer año de vida (los números son meses) Las otras dos se refieren a los años del niño (los números son años).

Puede parecer duro de seguir, pero realmente, pasado el primer año, se traduce en visitas preventivas anuales. Además, se trata de un protocolo, la periodicidad de las visitas se adaptará a cada caso concreto en función de sus necesidades.

Mi consejo: realmente merece la pena seguirlo.

No sólo por la importancia que tiene conocer la existencia de problemas de corazón, tiroides, respiratorios… Para la salud de nuestros hijos. Detectar de manera precoz, por ejemplo, problemas auditivos o de visión, es determinante para que la estimulación precoz sea eficaz.

La vista y el oído (como el resto de los sentidos) son vías sensoriales (receptivas) que llevan información al cerebro. Información sin la cual el aprendizaje se vuelve una misión realmente difícil. Por tanto, es evidente, que en lo que a su desarrollo neuromotriz se refiere, no es lo mismo detectar este tipo de problemas a los 4 meses, que a los dos años de edad.

Ayudar a nuestro hijo a mantener todos los canales sensoriales en condiciones óptimas , contribuye , sin lugar a dudas, a un mejor y más rápido crecimiento intelectual.

Próxima parada: la atención temprana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s